Cuando la producción ha crecido lo suficiente y una empresa empieza a tener cierta cantidad de pedidos diarios, es momento de buscar un almacén y, al mismo tiempo, es hora de establecer factores de trazabilidad y codificación de productos.  

El proceso de codificación consiste en dotar a cada producto de un código único e inequívoco para acceder a este electrónicamente. Este es un factor indispensable para medianas y grandes empresas, puesto que esta es la mejor manera de mantener segura su mercancía. 

El proceso de escoger un tipo de codificación o los conceptos básicos de este tema puede llegar a ser complicado cuando no se tiene experiencia. Es por eso que hemos preparado esta guía completa para que puedas saber todo sobre la codificación de productos y alimentos dentro de un almacén. 

¿Qué es la codificación de productos dentro de un almacén?

En palabras sencillas, codificar significa asignar un código a un producto; pero, dentro de un almacén con cientos, miles o millones de productos, esto recibe una connotación diferente. En estos casos, la codificación de productos dentro de un almacén no solo identifica a un producto, sino que informa sobre su fecha de llegada, caducidad, ingredientes, peligrosidad, etc

Dentro de los grandes almacenes, existen software de gestión (o WMS, por sus siglas en inglés), que se encarga de generar estos códigos para los productos. Además de controlar, coordinar y optimizar todo lo que sucede dentro del almacén. 

Gracias a este tipo de herramientas, hoy en día se pueden ofrecer servicios como entregas ultrarrápidas. No obstante, con estas mejoras, el almacenamiento de mercancía se vuelve cada día más retador, por lo que es imprescindible establecer un control estricto sobre los artículos y lotes de alimentos

¿Qué es un lote de alimentos?

Cuando se trata de codificación de alimentos (perecederos o no), estos normalmente se distribuyen por lote y no por unidad. 

Siendo así, un lote es un conjunto de unidades de un producto alimenticio, cuya producción y fabricación (o envasado) se dieron bajo circunstancias prácticamente iguales. El código de un lote se identifica con la letra L.

La identificación de lote debe indicarse en el envase del producto y, en caso de que no lo tenga, en su embalaje o recipiente. También es válido indicar el lote en los documentos comerciales de la mercancía. 

Tipos de codificación de productos

El mundo de la codificación de productos dentro de un almacén es muy extenso, por lo que hay varios  tipos de codificación, cada una pensada para diferentes tipos de empresas. Para cubrir gran parte de lo que se puede encontrar en el mercado, estos son los tipos más empleados: 

Codificación numérica

Esta es de las codificaciones más simples que existen, ya que solo usa números del 0 al 9 para generar los códigos. Es muy utilizada en almacenes pequeños y de baja rotación, no se necesita ningún tipo de escáner para leer el código y puede incluir tags o no. 

Codificación alfa-numérica

La codificación alfa-numérica es, al igual que la anterior, bastante utilizada. Su estructura se compone de números entre el 0 y el 9, además de letras que, en estos casos, son usadas para identificar zonas concretas. Aunque es un tipo de codificación para almacenes más grandes, no se necesita ningún escáner para su lectura. 

Código de barras

Aquí entramos en un tipo de codificación que, además de ser muy popular, si requiere de un escáner para su lectura. Esta consta de 2 partes: las barras y un código numérico (cuya simbología suele ser la del code 128).

Los almacenes que implementan esta codificación de productos, suelen cumplir con: 

Codificación con código de lectura por Rfid

Este tipo de codificación utiliza la radiofrecuencia (RFID significa Radio Frequency Identification o identificación por radiofrecuencia, en español). Consta de un tag (etiqueta) y, para interpretarlo, se necesita un escáner, que lee esta información y la refleja en una pantalla pequeña. 

Una de las principales ventajas de este tipo, es que se puede utilizar para llevar la organización de productos y empleados (como medida de identificación y seguridad). 

Ventajas de la codificación de productos

La codificación de productos y alimentos es de gran utilidad en cualquier área de la cadena de suministros; desde el fabricante, hasta el consumidor. De hecho, muchas veces, además de una gran herramienta, es una exigencia de la ley. 

La primera ventaja, para los fabricantes, es que es una gran herramienta para estar al corriente de sus artículos en stock y localizarlos de forma rápida y eficiente.

Codificar artículos y alimentos, y tenerlos debidamente organizados, trae consigo las siguientes ventajas: 

Importancia de la codificación de alimentos y etiquetado

Al tener tantas ventajas, la codificación de productos es un elemento clave para la gestión de todo lo que tenga que ver con el inventario y el almacén. La mercancía que dispones en tu almacén es un activo de tu empresa, tener control sobre esto es fundamental para evitar pérdidas, robos, etc. 

Lleva una codificación y organización de productos es sumamente importante por muchas razones, sobre todo las siguientes:

Siendo así  y teniendo esto claro, también hay que estudiar los métodos de codificación para seleccionar el que sea más adecuado según el caso.

Métodos para la codificación

Existen diversos métodos de codificación, algunos están preestablecidos para ciertas empresas o sectores (alimentarios, farmacéuticos, etc.) y otros son a libre elección de la empresa. Para escoger de forma correcta, ten en cuenta que algunos de los métodos son los siguientes.

Codificadoras de inyección de tinta continua (tecnología CIJ)

La impresión de tinta continua se usa principalmente para imprimir información en productos individuales, como fecha, código de lote, nombres de productos, identificación de la empresa, etc. Es una solución para la codificación de productos pequeños. 

Codificación por transferencia térmica (TTO)

También se conoce como impresión por transferencia de calor y es una solución muy confiable para la impresión de información a gran velocidad y en tiempo real. Esta tecnología se utiliza para codificar o imprimir fechas de vencimiento, códigos de barras, etc. 

Codificación con láser

Este tipo de marcaje es un método de impresión sin contacto, que ofrece una mayor cálida, permanencia y menos inversión en consumibles. Es las opciones con tecnología de punta y que, a largo plazo, permite ahorrar más dinero. Este tipo de marcaje es ideal para adaptarse a diferentes materiales, sustratos, formas y tipo de información.

Estos son algunos de los métodos más populares. En FDC contamos con equipos para estos y más métodos de codificación. Puedes acceder a nuestro catálogo aquí

Equipos para la codificación de productos

Teniendo en cuenta que los métodos de codificación más comunes para los productos son inyección de tinta continua y láser, en FDC hemos seleccionado los mejores candidatos para ambas tareas.


Codificadora inkjet Videojet 1580

Ideal para imprimir sobre  plástico rígido o flexible, metales, papel, vidrio, goma, cartón y cemento, información como lotes, fechas, gráficos, logos, código de barras y QR, sin importar que la superficie sea plana o curva. 

Esta codificadora te ofrece un mayor tiempo de funcionamiento y un trabajo automático, capaz de imprimir datos de hasta 5 líneas de longitud. 

Comunícate con nosotros para la compra o alquiler de este equipo o cualquier otro modelo de inyección por tinta continua. 

Codificadora láser Videojet 3340

Este modelo puede imprimir información sobre cualquier material, con o sin revestimiento. La Videojet 3340 ofrece la más alta calidad del mercado en su categoría, diseñada para ofrecer códigos de alta calidad en un tiempo moderado. 

Sus principales ventajas son

Mejores prácticas para la codificación de productos en almacenes

Si estás empezando con tu almacén o inventario (o buscas mejorar tu logística), en FDC te ofrecemos algunos consejos de utilidad para que la codificación de tus productos sea la más eficiente y óptima. 

  1. Misma cantidad de dígitos: lo ideal es que todos los productos tengan la misma cantidad de dígitos y que cada uno sea indicativo de un dato del producto (procedencia, fecha de ingreso, etc.).
  2. Utiliza códigos numéricos: si bien hay códigos alfanuméricos, estos ocupan más espacio en el producto (incluso si tienen la misma cantidad de dígitos). Siempre es mejor utilizar sólo números. 
  3. Es conveniente que la cantidad de dígitos de un código sea un número par: esto para cumplir con las simbologías Code 128 e I25, respectivamente. 

Si tienes alguna duda, necesitas más información o te interesa contratar alguno de nuestros equipos o servicios, no dudes en consultar a nuestro número de WhatsApp.